Danzas y Tradiciones
de Costa Rica

Tradiciones, Cultura, Folklore

Somos jóvenes estudiantes y forjadores de una cultura nacional

Síguenos...

  

Folklore Costa Rica

La palabra folklore nació en el siglo XVII, por un hombre dedicado a guardar cosas antiguas, un día se le ocurrió que había haber una palabra para todo aquello que los pueblos transmitían a través de los tiempos, e hizo la unión de dos vocablos: FOLK: pueblo y LORE: sabiduría; folklore es la sabiduría o el saber de un pueblo.

Más Información »

Afiliados a

Instrumentos musicales originados en la época Colonial

 

EL QUIJONGO

EL QUIJONGO, usado probablemente por los indios chorotegas (Nicoya), consiste en una vara de madera flexible, tendida en forma de arco por una cuerda de cáñamo, y que lleva sujeta en el centro una pequeña jícara que sirve como caja de resonancia, aunque a veces era reforzada apoyando la base del Quijongo en otra caja. Se ejecutaba por pulsación sobre la cuerda bien templada; al descubrir y cubrir alternativamente la boca de la jícara con los dedos de la mano, se producía un sonido oscilado como el viento al silbar entre los bosques, variando en cuartos y sextos de tono.

 

LA OCARINA

LA OCARINA, según Jorge Luis Acevedo, la gran variedad, su fino acabado y sus condiciones sonoras hacen de este instrumento un preciado documento para el arqueólogo y el etnomusicólogo. Generalmente son de forma zoomorfa (forma exterior de los animales) y antopoforma (forma humana).

En algunas ocasiones tiene forma de objetos inanimados. La posibilidad melódica de las ocarinas es variada, se encuentran de dos hasta seis orificios los cuales producen escalas de tres, cuatro, cinco, seis y siete sonidos respectivamente, esto, sin tomar en cuenta la posibilidad de obtener sonidos (medios tonos) cubriendo la mitad de los orificios, tapando la salida de aire y cruzando los dedos y procurando soplar más fuerte. En Guanacaste, predominan las ocarinas que poseen cuatro orificios, al parecer el origen de esta antigüedad es de carácter místico, pues el número de cuatro era místicamente significativo en el panteón mexicano.

La ocarina Huetar de dieciocho notas es el más ejemplar de la colección que se encuentra actualmente en el Museo Nacional, dicha colección proviene de todas las tribus. Si no imaginamos un conjunto de estos instrumentos (lo que muy probablemente usaban los indios) ejecutando por ocarineros expertos en la materia, debemos reconocer que dadas las posibilidades de las ocarinas, estos conjuntos pueden haber sido por la riqueza de sus armonías tan bellos y hermosos como los fragmentos musicales de nuestros días.

 

LA CARRRACA

LA CARRRACA, también se le denomina “Quijada de Burro”. Junto al Juque, ha desaparecido de la tradición musical de Guanacaste. No necesariamente, la quijada tenía que ser de burro, tal como se le denomina; podría ser de cualquier bestia: caballo o burro. Sele llama “carraca” porque el sonido que emite al ser percutido es parecido al que produce la hembra del pato (o “carraca”). También es un instrumento de gran riqueza sonora, pues la quijada inferior de cualquier bestia, al estar completamente seca, sus maxilares quedan flojos, lo que provoca un sonido muy singular al ser percutido sobre la palma de la mano o sobre la pierna.

 

 

 

 

 

Derechos Reservados 2014 ® Grupo Tiquicia

Sitio Web Diseñado y Hospedado por 360 Graficos Creativos © 2014